miércoles, 23 de junio de 2010

Mercedes 230 SL. Spa Sofia Liège 63

Allá por 1963 Eugen Böhringer y Klaus Kaiser llevaron el nuevo Mercedes 230SL a la victoria en el rompedor Maratón de la Ruta, o como le llamaban ese año Spa Sofía Lieja .
Conocido originalmente como Lieja-Roma-Lieja, cambió durante su historia varias veces de nombre en función del recorrido, aunque siempre fué conocido con el Marathón de la Ruta. Esta carrera era lo más duro que se podía correr en Europa, de ahí que durante los años 50 y 60 muchos fabricantes la utilizaran como banco de pruebas para sus modelos de serie o de mejoras sobre ellos.
6600km de recorrido desde Bélgica a Bulgária, atravesando los Alpes, una prueba durísima, con climatología cambiante y carreteras de todo tipo.
Eugen Böhringer ya había ganado esta prueba el año anterior con un Mercedes 220 y se había proclamado campeón de Europa de Rallyes.
El mismo equipo repitió victoria en 1963, esta vez con el nuevo deportivo de la casa el 230SL con un motor de 6 cilindros de 150CV





Aquí vemos una réplica de aquel coche, que fué recreada para el Mercedes Classic Centrer, el museo de la casa de Stutgart, en la foto con Böhringer al volante.

Tomo como base para el mío, el majete pero dragsterizado 250SL de Exin-Tecnitoys-Altaya, como podéis ver, aquejado del mal que afecta a muchos de ellos.. la desaparición de un trozo del piloto trasero derecho..

Lo primero que tengo que hacer es "desdragsterizarlo", o sea bajarlo un poco de atrás. Así que recorto los tetones traseros en la parte del chasis, porque es más cómodo que hacerlo en las esquinas traseras de la carrocería y porque tienen margen en esa zona.

Ya que estoy, rebajo el grosor del material de la carrocería en la parte de los aletines traseros, para que me entren las ruedas en la carrocería... Pese a hacerlo con cuidado deformé un pelín el aletín izquierdo, pero nada que no solucione algo de masilla.

Como habreis observado, sustituí las llantas originales por unas de Porsche 356 de Cartrix, que le van más, son algo más altas, pero el coche variaba de llantas de 13" a 15" según la etapa era de asfalto o tierra. La verdad es que con estas chorraditas ya gana mucho.

Una vez hecho eso, solo nos queda desmontarlo con cuidado, ojo sobretodo al soltar el techo, que los montantes son finos y se pueden romper. Y lo despintamos, estos coches de Altaya no suelen poner muchos problemas con alcohol etílico ni con el isopropílico

Lo imprimamos porque hay piezas de varios colores y lo pinto de colorao... porque es colorado, no el rosa chicle este que me sale en las fotos...



Tras diseñar las calcas, cosa bastante sencilla -ya que son dos logos- y pasarselas a Toni de Artecno decals para que las imprimiera. Las coloco en un plís y lo barnizo.


Al final, apagando la lámpara he conseguido hacer una foto en la que se aprecie mejor el color real... menudo fotógrafo del carallo estoy hecho, que no acierto a sacar el color que es, jejeje



Con unos escapes nuevos, un copi y un retrovisor, ya está listo. También le he hecho un apaño que queda bastante curioso al piloto trasero.
No le he puesto el faro central porque no tengo nada que me convenza para hacerlo sin tapar, ya se lo pondré más adelante. De momento así está de sobra.


Al darle el sol tampoco le hacen las fotos justicia al color, ya procuraré hacer unas mejores






Hay que decir que el molde de Exin es bueno y proporcionado, ya les gustaría a algunos hacerlos así cuarenta años despues. Aunque que a veces no lo parece con las horrorosas decoraciones que tienen de serie.

Aquí con el 220 de Revell al lado




Bueno, pues he intentado hacer unas fotos mejores, pero no se si por lo bien que quedó el barniz, o porque no tengo ni puñetera idea de hacer fotos, no consigo reflejar el color real en ellas...



2 comentarios:

  1. Tienes que probar en hacer fotos de lejos......y luego reducir con el photoshop......o eso o un curso de camarero, digo, fotografo.........jeje

    Muy majo el merche, aunque cueste deducir su color real!jejeje

    ResponderEliminar
  2. Un cursillito de "fotero" y otro de "fotochó" no me vendrían mal, no, jejeje

    ResponderEliminar