viernes, 2 de diciembre de 2016

Alfa Romeo 8C 2300 Lord Earl Howe- Tim Rose Richards. 24h Le Mans 1934

El Alfa Romeo 8C 2300 fue una de las obras maestras de Vittorio Jano. Para él diseñó un nuevo 8 cilindros en linea, dividido en dos bloque de cuatro y con toma de fuerza central para el compresor y los árboles de levas, algunos detalles art decó que lo hacian un motor muy bonito, docenas de años antes de empezar a taparlos con plásticos. 
Como biplaza no tardó en triunfar en el gran Premio de Italia nada menos que con Campari y Nuvolari, por lo que a partir de ahí fue conocido como Monza.
 Para Le Mans sin embargo, era obligatorio que los coches fueran de cuatro plazas, por lo que se aumentó la batalla y se le puso una carrocería de Zagato como parte de la preparación para las 24h de 1931. En esa primera carrera del 8C el La Sharte se impuso a Mercedes y los Bugatti tras una enconada lucha, era un muy gran coche, pese a que Jano comentó que no era una obra maestra, porque el chasis era bastante pesado...
En la edición de 1934, tras tres victorias consecutivas, el apogeo de los grandes Alfa Romeo en Le Mans estaba llegando a su fin, aún así había que tenerlo en cuenta.
Realmente aún quedaba un glorioso capítulo por escribirse, cuatro Alfa romeo 8C 2300 tomarían la salida de la prueba defendiendo su honor frente a los Bugatti, Aston Martin...
Si el año anterior, con uno de estos Alfa, Raymond Sommer y el gran Tazio Nuvolari había batido todos los records, este año Sommer, acompañado por Emile Felix no quería ser menos y salió disparado tras la tradicional operación de salida de La Sharte 


  Seguido por los 8C de Lord Howe y Tim Rose-Richards (6) y el de Luigi Chinetti y Philiph Etancelin (9).
El coche de Sommer impuso un ritmo vertiginoso... mientras duró en carrera, ya que a las 5:30, en Arnage, aparecieron llamas bajo el Alfa y pese a que Sommer logró sofocarlas, sus consecuencias causaron la retirada. Tim Rose-Richards en el coche de Lord Howe (ganador en 1931 junto con el ex Bentley boy  Tim Birking) heredó la cabeza de la prueba por delante de Chinetti, perdiendolo brevemente tras el cambio de piloto y recuperándolo de nuevo tras la parada de Chinetti en la que descubrió la famosa fuga de gasolina que fue tapada con chicle.


 Lord Howe y Tim Rose-Richards mantuvieron un buen ritmo y el liderato toda la tarde, pese al acoso de Etancelin que exprimió su Alfa para hacer la vuelta rápida contra las sugerencias de su compañero y provocando que se aflojaran diversas piezas como los faros, que había que reapretar en cada parada para desesperación de Chinetti.


Ya durante la noche, al coche número 6 se le terminó la suerte y a Lord Howe se le averiaron los faros en Les Hunadieres (!¡) perdiendo más de una hora en la reparación y cayendo en la clasificación hasta que el embrague se averió también y se retiraron...


Ya sin presiones, Chinetti recomendó un ritmo de paseo al coche 9 para mantener la distancia con los Riley y los MG y lograr así una contundente victoria que le quitara la espina de un par de años antes que, enfermo, no hiciera mas que un breve relevo en el coche vencedor con Raymond Sommer.
Tras la carrera, Étancelin se fue a su casa de Rouen en el coche. El Alfa era un autentico Gran turismo.


El coche de Earl Howe era uno de los cuatro de los que llevaban la carrocería diseñada por Touring con los guardabarros que Figoni había diseñado el año anterior para el coche de Sommer y que se conserva aun hoy en estado original.

82 años más tarde...

Hace no muchos Foroslots, vi en un puesto un Alfa 8C de la reedición que hizo Hornby en su momento de su viejo modelo de los 60 y que me tentaba mucho, pese a no ser barato y tener unas ruedas destrozadas, tras dar un montón de vueltas y mirar para el detenidamente en cada una de ellas, pidiendo que me lo enseñaran varias veces y comentando los pros y los contras de la posible adquisición, mi amigo JP me lanzó un ultimatum y finalmente lo compré, pese a que las ruedas destrozadas eran un problema evidente. 
 Ya con el en la mano decidí pasarme por el puesto de Cartrix a buscar algo que se pudiera adaptar cuando me vino a la mente por el camino que quizás Slotmanía... Y alli estaba, un cajoncito lleno de los neumáticos de mi Alfa... ¡Que contento me vine!


Ya pasado un tiempo y analizando el coche desde el primer día, tiene mucho mérito para la época de la que data el molde y me encantan sus formas y detalles, pero quiero ir con él más allá, no me terminan de llenar estas reproduciones tan de juguete, prefiero hacer mi propia versión del juguete, intentar reproducir un coche real con las mínimas modificaciones y tratar de arreglar los defectos más evidentes sin ponerme a hacer un coche nuevo.


Tras buscar muchas opciones entre los 8C reales, descubrí que reproduce más que honrosamente el coche de Lord Howe, así que voy a tratar de acercarme un poco más a una reproducción del real sin meterme en demasiados jardines, a ver que sale..


Para empezar, tengo que quitar la simulación de capota plegable que el real no llevaba y a ese señor tan feo, repintar el coche, ya que la carrocería está descolorida por el sol, excepto tras los dorsales que le eliminé


Por el resto solo pretendo añadir alguna pieza, repintar otras en los colores que considero adecuados y dinámicamente cambiar el sistema de guía, que es horrible, para tratar de que el coche se mueva dignamente cosa que tal y como venia no hace... por no hacer no hace nada que lo haga digno de ser un coche de slot...


Antes de nada, elimino el motor Mabuchi junto a sus inquietantes soportes y lo sustituyo por una mecánica más acorde con el coche y sus prestaciones... La disposición de toda la mecánica era totalmente anti movimiento digno, desconozco si era o no original (casi seguro que si, típica chapuza de los Vintage de acoplar un motor actual con adaptadores más o menos efectivos) pero tal cual estaba no podría funcionar bien jamás... si me sale lo que tengo en mente, al menos será digna del coche...



Antes de nada podemos observar que la limpieza no será una prioridad para su anterior propietario, de paso que vemos al señor (por llamarlo algo) y la capota


Lo primero es desmontarlo y guardar todas las piezas. Al hacerlo nos damos cuenta de que bajo la cubierta del asiento no hay tal, sino una caja cuadrada que oficia de cierre...


El medio asiento se apoya en ello, como ni me gusta como es la tapa original ni el asiento tal y como viene tendré que buscar una solución


Como lo soluciono, pues fácil, con mi vieja amiga la dremel lleno la mesa de virutitas de colores


La guía es un autentico atentado al slot, quizás en los sesenta fuera comprensible, pero es que es horrible la situación del soporte medio palmo por detrás del eje y sobresaliendo otro tanto hacia abajo, la guía no gira, lo cables no se pueden mover  tal y como veía era totalmente inconducible


Así que me lio la manta a la cabeza y uso el soporte de la guía de base para poner un tubo,  sobre el que pivotara el nuevo basculante para llevar la guía a su nueva ubicación, así, de paso que mejoramos la posición, lo haremos dinámicamente óptimo. Se que con ello pierdo la homologación como grupo N y pierdo a los puristas como lectores... Ah, no, que esos ya dejaron de leer cuando lo desmonté jajaja


Con esa pieza ya mejora la estética porque de paso se baja algo la altura, que buena falta le hacía y la guía se sitúa un poco por delante del eje, solo con eso ya debería ir bastante mejor.


Compruebo que todo funciona libremente y la guía tiene movimiento adecuado sin tropiezaos y a lo siguiente


Para arreglar el extraño asiento partido original, añado unas piezas de plastijagu recortadas con la forma adecuada, comprobando que asiente bien en el hueco que hice en la carrocería


Al quitar el cubrecapota como traía el arquillado de una supuesta capota, tendré que hacer una nueva pieza que haga la función, así que busque una polipiel de color negro que recorte con la forma mas o menos aproximada y que pretendo sujetar con alfileres


Así las cabezas de los alfileres me harán las veces de corchetes de cierre. Evidentemente, antes de nada le hice a la carrocería unos agujeros en los sitios adecuados


Para los asientos también pensé en cubrirlos de polipiel, como no encontré nada tan fino como tenia en mente, rebaje el grosor de una para ponérsela. Lo cierto es que el color de los asientos fue complicado de localizar, ya que las diferentes miniaturas los tenían cada una de un color , los he visto azules, marrones, beige y negro, evidentemente, en las de b/n no se aprecia el tono exacto. En un primer moemnto me decidí por el beige


Finalmente, cuando ya habia dejado de buscar, localice un articulo sobre una prueba del coche de Howe con fotos en color en el que se comentaba que aún conservaba la tapicería de cuero original, con fotos en color... Y era negro..
Como el resultado del tapizado con polipiel no me convenció en ningún momento, lo arranqué. Quedaba demasiado basto y grueso para un coche tan pequeño, en 1/24 y 1/18 si funcionaría, que ya lo hice hace años


Para la pintura ya sabia que el coche era azul, Lord Howe pintaba sus coches de ese color. Pero me quedaba la duda si el tono era tan claro como el del de Chinetti, pero el articulo que comentaba antes me sacó de nuevo de dudas, era mas oscuro. Así que preparo las piezas que hay que pintar de ese color

Durante el proceso decidí que lo que lo hacía tan extraño era que el chasis quedaba bajo, ideal para un coche de slot, pero hacía la carrocería demasiado alta. Así que decidí pintar la parte delantera, desde el eje trasero hacia delante de negro mate, con eso ya aumentamos la sensación visual de que el el coche termina a la altura del chasis del real. Las ruedas, parrilla del radiador y otros detalles van también en negro mate


Las calcas me las hizo Angel de Decal Station según mis mediciones e indicaciones y quedaron exactamente como tenían que quedar, perfectas como siempre.






Otras piezas, como la parte interior de las ruedas que imita los tambores de los frenos y los faros, también van en el color de la carrocería. esa varilla larga que se ve en la foto, es el tubo de escape, es un trozo de evergreen de 2mm con un chaflán y un agujero en el extremo posterior y un giro hacia el colector en la parte delantera


Ahora que ya está todo ya se podía barnizar


Antes de montar todo, hago la conexión de la guía con el motor, soldando un trozo de cable flexible para que centre la guía y haga las veces de muelle


una vez todo sequito, ya puedo empezar a colocarle las cositas que le desmonté al principio... El cambio es espectacular




Mientras termino de arreglar el asiento, le coloco la lona que cubre los teóricos asientos traseros


Yo creo que el negro mate del chasis le da el toque perfecto  a la carrocería sobre la pista... que bonito es...


Tras descartar las opciones anteriores, decidí hacer el protector de los codos de cuero  sobre las puertas con un churrete de masilla del tamaño adecuado. En él marco lo que sería la apertura de las puertas y revisto con él todos los que sería vértices de la chapa


El parabrisas que trae el coche está muy bien, pero no le viene nada mal pintar los marcos de azul como en el real, para lo cual me llevó un buen rato emascarar todo lo que no había que pintar para no cargármelo, pero mereció la pena


la nueva idea para el asiento fue darle una buena capa de putty y alisarlo bien haciendo las formas del asiento de cuero, sin buscar un acabado plano, liso y superperfecto


Para terminarlo, hice otro churrete superfino de masilla y se lo coloqué en la parte superior del asiento a modo de costura.. creo que cumple perfectamente con su cometido y da el pego perfectamente


Para el piloto hice una selección de piezas, con un cuerpo de época, un casco de visera, pintado en el color habitual  de Lord Howe (a falta de más datos) y los brazos con un nervio que los deje girar para buscar luego la postura ideal al volante. Lo más gracioso es que a estas alturas, el piloto que traía el coche ya no me espantaba tanto y su postura que se me antojaba extraña, tiene un aire a la que tiene Tim Rose-Richards en la foto de la salida que os puse de primera.


Una vez colocado el asiento en su sitio, pinté el volante de negro, tal y como era en la época, ya que en principio lo iba a pintar con el aro en madera cuando no era así. En aquellos tiempos, los volantes de los coches de carreras solían ser metálicos porque los pilotos se colgaban de ellos literalmente para tomar las curvas y los tenían que hacer de materiales que no se fatigaran ni deformaran en las duras condiciones de las carreteras de la época.
Con una rejilla para el guiado de las marchas que tenía por ahí y un alfiler, le pongo la palanca de cambios


Una vez terminado de pintar y montar el señor, lo coloco en su sitio para hacerle unas fotos al conjunto... me encanta como ha quedado




Por supuesto no puedo evitar comparar el ayer y el anteayer, con una obra de Vittorio Jano y otra de Carlo Chitti, Scalextric vs Fleischmann... dos Alfas de leyenda



Y ya para terminar, sacarlo a que le de un poco el aire en el balcón... es un coche precioso.., Yo sabía yo que iba a quedar chulo, pero quizás no tanto... Mi primera reproducción de un preguerra real no podía ser otra cosa que un Alfa...









Me queda pendiente la prueba dinámica, que seguro que será satisfactoria, en cuanto monte o localice un pequeño tramo de pruebas, os pongo un video.



Y ahora que esta terminado y en la vitrina, pienso yo... Ahora quizás tenga que buscar un Bentley...