lunes, 19 de febrero de 2018

Chaparral 2D. Le Mans 1966


Uno de los más admirados equipos de competición americanos fue sin duda el creado por Jim Hall y Hap Sharp.
Sus avances en dinámica de las carreras y la aplicacion de las mas sofisticadas técnicas aerodinamicas a sus coches los hizo temibles alli donde aparecían. 
Su colaboracion encubierta con GM les facilitó el tema de la ingenieria de motores. Se cuenta que el primer chasis de Chaparral era procedente del departamento de diseño de Chevrolet, que también aportó desarrollo bajo mano y motores con potencia suficiente para enfrentarse a los cocos del momento.
El que Hall tuviera su propia pista ayudó también a que Firestone colaborara en el desarrollo de neumáticos específicos.


El 2D fue la culminación del desarrollo del 2C y su ligero y potente motor Chevy de 5.3 litros, acoplado a una caja automatica GM de 3 velocidades, dejaba el peso total por debajo de los 1000kg.
Una de las razones del uso de las cajas automáticas era porque idearon un tercer pedal que actuaba sobre un resorte que subía y bajaba el pequeño (de momento) apéndice aerodinámico de la parte porterior, subiendolo en las zonas de curvas y bajandolo en las rectas, mejorando así el rendimiento dinamico del coche en todas las situaciones, siempre que el sistema funcionara bien, algo que no siempre sucedia. 


Funcionó muy bien en Nurburgring en el 66, pero en Le Mans la transmisión falló, como tantas otras veces fue su talón de Aquiles.




Siempre me han encantado el 2D y el 2F. El segundo me lo facilitó MRRC. 
El primero tuve el capricho de hacermelo con un Strombecker como otros hicieron antes,vendiendo copias de resina más o menos desarrolladas a precios más altos que un Strombecker completo.
No me extraña, ya que es un coche muy bien proporcionado y facilmente mejorable de sus rebabas y mediocres remates de inyección industrial en moldes muy traqueteados de hace 40 años. 


Con todo desmontado descarto bastantes cosas que voy a sustituir por otras que me gustan más y puedo empezar a retocar


Mi primera acción sería hacer los los huecos de los faros. lo que es básico para mejorar el aspecto


Quiero reducir un poco los pasos de rueda. para lo que añado unas tiras de plástico por el interior e igualo con masilla


Las ruedas y el chasis de serie no son gran cosa, así que, combinandolo como en mi caso, con un desguace de 2C de MRRC comprado de saldo el conjunto mejora muchísimo.



Para tratar la zona de los faros, aprovecho unos soporte de faros que tenía en un cajón y los adapto a los huecos, luego, con masilla, le doy forma a los huecos


Una vez todo hecho y lijado, una capa de imprimación, imprescindible para ver posible fallos de lija, que siempre los hay


Y, una vez repasado, una capita de pintura blanca


Para la bandeja utilizo la que traía el coche, pero con unos retoques para darle un aspecto más moderno y completo con el motor del 2C


Cuando está todo pintado compruebo el ajuste de los cristales, para que no me den luego problemas



El alerón trasero original, tan característico del modelo era un simple tocho de plástico sobre la zaga.

 

Así que lo corto y con  un trozo de metal sobrante de soporte de unos fotograbados, me hice uno nuevo, añadiendo una imitación de los topes de movimiento del alerón del real


evidentemente no tengo pensado hacerlo articulado jejeje


Sinceramente no se de donde ni cuando vinieron a parar a casa las calcas del Chaparrral de Le Mans 66, pero no las voy a dejar escapar


Por fin puedo rematar y montar todo, dándole una pequeña caida hacia atrás como la que tenía el real y que me encanta.


Ya le toca salir a lucirse al diorama, y no lo hace nada mal, su eslizada silueta parece tallada para lucir en las fotos y en las carreras. Me gusta el Strombecker.



No hay comentarios:

Publicar un comentario