lunes, 14 de diciembre de 2009

Alpinche- Realpor. Reverter-Reverter. Rias Bajas 72

El Alpinche, o Realpor es, junto a su creador, el mayor orgullo del automovilismo gallego, yo me declaro fan incondicional de la trayectoria del piloto y organizador, y por supuesto de su mayor obra.

Por esta vez prefiero citar las palabras de Luis Reverter, que publicó su hermano Santi en el foro de Driverphoto:

Durante el IV Rallye Internacional de Orense, en 1970, José Pavón pilotaba un Porsche 911 R de los dos de Estanislao Reverter. En el Tramo de la Bajada del Rodicio se salía en una curva cerrada y chocaba contra un pretil, destrozando el vehículo.
Un año más tarde, 1971, a Reverter se le ocurrió la idea de meter esa mecánica Porsche en la carrocería de un Alpine A110-1300. Para medir el vano motor se valió del otro Porsche 911 R que le había vendido a Humberto Rodríguez .

Su debut se programó para la 9ª edición del Rías Bajas. Unos días antes en el taller de Reverter, concesionario de Land Rover, parece ser que un curioso arrojó una colilla cerca de un bidón de gasolina y comenzó un incendio que amenazaba con extenderse al nuevo invento. Reverter fue el único que, con la ayuda de un extintor, se atrevió a luchar contra las llamas tras la desbandada general. Consiguió extinguirlo pero sufrió quemaduras en la cara. Aún así se presentó en la salida del Rallye cubierto con un ungüento amarillo, http://www.geocities.com/revertercompeticion/inicio.htm y mermado de facultades logró finalizar en 3ª posición.

El coche era difícil de llevar, conjugar la ligereza de la carrocería Alpine con la potencia de motor Porsche de 6 cilindros, 220 caballos no era tarea sencilla. Al acelerar el morro se levantaba y las ruedas perdían adherencia. Para solucionarlo, Reverter instaló unos pequeños deflectores laterales delante de los aletines de las ruedas delanteras.
Lalao lo bautizó como REALPOR, acrónimo de Reverter, Alpine y Porsche. El público lo rebautizó como Alpinche y con ese nombre pasó a la leyenda del Automovilismo.
Se pintó con el color naranja Orense, y una banda azul y blanca de la bandera gallega que atravesaba el coche longitudinalmente, sin faltar el escudo de la Escudería Orense, un volante con la rueda de afilar, símbolo de la ciudad.
Ese mismo año, 1971, quedó 3º en el XIX Rallye de España, siendo el ganador Jean Pierre Nicolas, piloto oficial Renault, copilotado por Jean Todt, actual director de Ferrari F1. Nicolas le pidió a Reverter que le dejase probar el Alpinche; cuando se bajó del coche le sugirió que debería hacer una serie para vender, porque sería un arma imbatible.
Desde su inicio, Reverter siguió evolucionando su invento. Se fueron sustituyendo piezas de Alpine por las de Porsche, palieres, dirección, etc.
El motor fue sustituido, a raíz de diversas averías, pasando a un 2.4 y después de la rotura de éste en un Rallye de Asturias a un 2.7 de 280 caballos. Con esta potencia los palieres se rompían y la solución partió de Reverter y sus mecánicos: ¡crucetas y estriados de Land Rover!
Los amortiguadores se sujetaban en la parte superior con una pieza que permitía la regulación para poder modificar el avance.
La estética, la aerodinámica y el frontal fueron modificados. En la Subida a Castro de Beiro de 1974 José Pavón chocó y se reconstruyó el morro instalando un spoiler grande que ocupaba toda la parte baja del frontal. En abril de 1975, Reverter acompañado por José Luis Sala en el Rallye Vasco Navarro volaba en un rasante y con el cambio bloqueado al aterrizar chocaba contra varios coches aparcados. A Lalao se le rompía el cinturón de seguridad e impactaba contra el volante: heridas en la cara, fisura de esternón y varias costillas rotas.
Después de este accidente se reconstruía el frontal al estilo de los Ligier del Campeonato de Resistencia.
Beny Fernández se salió en el primer tramo del Rallye del Sherry de 1975 y destrozó el coche que ya no se volvió a reparar ya que la normativa del año siguiente impedía competir a este tipo de vehículos.

En definitiva, el Realpor o Alpinche sólo obtuvo buenos resultados en manos de Estanislao Reverter, ya que sus pupilos José Pavón y Beny Fernández que lo utilizaron en alguna ocasión no consiguieron llevarlo a la meta.

El palmarés, dos primeros puestos y un tercero en el Rías Bajas, segundo y tercero en el Rallye de España; Luis de Baviera, 1º y 3º; Ciudad de Oviedo, ahora Príncipe de Asturias, 1º y 3º; Internacional Bosch, 2º y 3º; 500 Km de Alicante, 3º y 4º; séptimo en el Firestone del 72, tercero en el Sherry de ese año; ganador del Rallye de los Pazos, de la Subida a Almofrey, de la Subida a Manzaneda…







De la multitud de carreras en las que Lalao participo y de las muchas que ganó, yo elegí el Rias del 72, que fué el momento en el que el coche dejó de ser un invento de un visionario, para pasar a ser una realidad efectiva y espectacular, eso si, solo en sus manos.



Esta vez os voy a contar el paso a paso de lo que fué mi caballo de batalla durante un par de temporadas en la categoría de clásicos de 1/24. Lo hice partiendo de una magnífica maqueta de Tamiya que tenía por casa

Una vez la carrocería esta "en pelotas" le quité todos los angulos y embellecedores de los que el Alpinche que yo quería reproducir prescindía y que formaban parte del molde de la maqueta, moldura central del capó, angulos de las aletas, manillas de las puertas (que eran diferentes) etc.
Agrandé los pasos de rueda para que al colocar el plástico que daría forma a los aletines no me redujera el hueco, mi idea es competir con él, así que debería de rozar lo menos posible, para conseguir equilibrar las prestaciones (muy modestas, mi dedo no dá para más) con la estética que es lo que más me interesaba del proyecto


El siguiente paso es modificar el frontal, lo que significa cortar de los intermitentes para abajo y volver a hacerlo

recortando el sobrante con las formas apróximadas, dejando ya abierta la boca del radiador y, una vez reforzadas las juntas con loctite+bicarbonato, irle dando la forma definitiva a base de lima.
los aletines, a falta de perfilarlos definitivamente...


La trasera si que hay que modificarla con mayor profundidad


el capó trasero, primero crei que era liso, cosa no demasiado lógica, para descubrir al poco de ir investigando que tenía una abertura rectangular en el centro, y una especie de tomas de aire a los lados de esta, usando como referencia la separación entre las bisagras del capó trasero, aproximé el agujero a las dimensiones que parecía tener,

observando detenidamente las fotos una y otra vez las tomas de los lados cada vez me encajaban menos en esa posición (dinámicamente hablando en el modelo 1/1) podían ser salidas de refrigeración... hasta que por fin me dí cuenta que no eran tomas de aire, sino deformaciones en el capó para dar cabida a las trompetas de admisión del motor Porsche, el motor del Alpine, aunque de bloque más alto, iba de lado

Tras la primera capa de imprimación empiezan a aparecer los defectos de enmasillado y formas que no corresponden con la idea final que pasaban desapercibidos


Tambien tuve que modificar algo la parte trasera e ir haciendo piezas auxiliares como el colector de escape, las pequeñas alas de al lado de los faros etc. Busqué también unos retrovisores y otras cosillas...
El color será el naranja de la escudería Ourense
El Alpinche llevaba unas llantas Targa de 13" con un diseño muy utilizado en los 70, bastante diferentes a las que todos conocemos de 4 brazos sobre las que monté el modelo para las fotos, ese era el detalle que más me preocupaba para el resultado final.

Así que, tras darle muchas vueltas, decidí intentar hacerlas, primero en plastelina para sacar un molde en resina, con un resultado espantoso debido a la poca consistencia del material. Al final, tras darle muchas vueltas, enciontré en le cajón un aro de un sobrante de una llanta de un diámetro adecuado en cuyo interior coloqué un poco de "pattex" al que con ayuda de ¡UNA CANICA! le dí la forma cóncava que podeis ver.

Dividí el resultado en 8 partes, para que me sirvieran de guía a la hora de hacer los agujeros y en el centro coloqué el nucleo de una llanta de un kit de 1/24 que se puso a tiro


una vez hechos los agujeritos, lo mejor centrados que la paciencia me permitió, en un trozo de plástico bastante rígido tallé con un cutter la forma que deberían tener en el interior los arillos que delimitan llos agujeros, para ello uso el alambrito de origen telefónico que he usado otras veces siendo este el resultado

ahora solo faltaba tapar los defectillos con un poco de putty muy diluido para tener el master para dar el paso siguiente, la clonación

Las llantas ya completas con los insertos de resina en su sitio

Antes de pintarla había sacado un molde del modelo para copiarlo en resina ¡MENOS MAL! ya que al intentar redondear los pasos de rueda se me empezaba a deshacer, al no ser buena la unión entre los distintos materiales.
Entonces fué cuando decidí hacerla en una de las reproducciones de resina. Las reproducciones las hice del modelo con todos los elementos montados, faros, tapón del depósito, etc, para facilitar su adaptación al slot sin tener que comprar una maqueta de Tamiya para su adaptación.
Así que tuve que eliminar todos esos elementos de la base para adaptar los de la maqueta, aqúi la podeis ver con los elementos ya en su sitio, y en su color definitivo (naranja)esta vez decidí no dejar la banda blanca en pintura para hacerla en calca posteriormente

el sistema de escape lo realicé en una pieza aparte, utilizando trozos de carga de "boli" para los tubos de escape
Para terminar, diseñé las calcas en corel, no sin dificultad, ya que en aquella época aún no tenía los datos que tengo hoy


Estoy muy orgulloso de él por que da gusto correr, aunque sea en slot a 1/24 con un mito autóctono que significó mucho en el automovilismo gallego y nacional.

Por supuesto, también me hice uno a 1/32, usando de base un Team slot



Tengo ganas de ponerme un día a seguir la saga con las diferentes modificaciones de carrocería. Otros coches de Reverter los tengo también en mente.

2 comentarios:

  1. guapisimo tio,lo dejaste perfecto :D,kmo el original,

    ResponderEliminar
  2. Impresionante..., vaya tela con las llantas... , como diria la Belen Esteban esa..., yo por tu vitrina mato !!! ja,ja,ja.... , gracias por compartir tus trabajos , y lo que es mas importante , la manera de hacerlos...
    Saludos !!

    ResponderEliminar